BRONCE QUE SABE A ORO

En un partidazo, Argentina se subió a un podio histórico para el recuerdo. Bajo la conducción de Marcelo Méndez, esta Selección sorteó obstáculos para conseguir una medalla que tiene todo un trabajo por detrás.
Enfrente estaba Brasil, el mejor equipo del mundo que venía de disputar las últimas cuatro finales olímpicas y las últimas cinco definiciones del campeonato mundial masculino. Un rival difícil pero no imposible, ya que el elenco nacional pudo derrotar a grandes contendientes como Francia e Italia a lo largo del torneo y otorgó una confianza extra de que todo era posible de lograr.
Con un convencimiento enorme, Argentina logró derrotar 3-2 a Brasil (25-23, 20-25, 20-25, 25-17, 15-13) para subirse al podio con una medalla de bronce que será inolvidable al igual que el partido.


Tras pasar más de 70 días lejos de sus hogares para afrontar toda la preparación, disputar la National Volleyball League con un comienzo diezmado por casos de COVID-19, la Selección Argentina tuvo una recompensa dichosa de obtener una presea olímpica y repetir la misma hazaña de Seúl 1988 frente al eterno rival.
El comienzo del partido fue propicio para Argentina que dominó las acciones del juego con un Facundo Conte intratable, que fue el máximo anotador del set inicial con 9 puntos. La colaboración en el bloqueo y en el saque hicieron que los albicelestes se queden con el 1-0. Durante el desarrollo del segundo y tercer set, los errores que se cometieron a lo largo de todo el certamen se hicieron notar, las malas recepciones que fallaron en la gestación del ataque tuvo como consecuencia los intentos truncos de hacer daño a un Brasil cuyo poderío enorme se hizo notar para dar vuelta el marcador por 2-1 y desequilibrar al conjunto nacional que se veía en problemas.
Ante todo pronóstico y sorteando una adversidad deportiva más, el equipo nacional revirtió la situación con un triunfo en un clave cuarto set que llevó a los verdeamarelhos a un tie-break inesperado, la estocada final fue con un bloqueo descomunal de Agustín Loser que definió el pleito y vengarse del adversario que lo dejó afuera en los Juegos Olímpicos de Río 2016.


Facundo Conte fue el estandarte fundamental en este choque sudamericano, guiando a sus compañeros a la gloria del podio olímpico.
Los titulares de Argentina fueron Luciano De Cecco (c) (3), Bruno Lima (13), Sebastián Solé (12), Agustín Loser (14), Facundo Conte (21), Ezequiel Palacios (13). Líbero: Santiago Danani. Ingresaron: Matías Sánchez, Facundo Pereyra (1), Cristian Poglajen y Martín Ramos.
Por su parte, Brasil salió con Bruno Rezende (1), Wallace De Souza (17), Mauricio De Souza (6), Lucas Saatkamp (14), Yoandy Leal (5), Ricardo Lucarelli (13). Líbero: Thales Hoss. Durante el partido entraron Douglas Souza (12), Fernando Kreling (1), Alan Souza (2) e Isaac Santos.
El camino de Argentina hacia el bronce comenzó en el Grupo B con una derrota 1-3 ante Rusia, a continuación cayó en un partido increíble 2-3 ante Brasil, obtuvo su primer triunfo ante Francia por 3-2, con ese mismo resultado derrotó a Túnez y selló su clasificación con un categórico 3 a 0 a los Estados Unidos. En los cuartos de final, el tricampeón mundial Italia se ponía en el camino, Argentina lo doblegó por 3-2 y accedió a semifinales cayendo derrotada por 0-3 ante Francia y luego se quedó con el bronce ante Brasil.


LA HISTORIA SE REPITE
En los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, Argentina logró una hazaña que hasta el partido ante Brasil era la única medalla de nuestro país en esta disciplina, el partido definitorio por la medalla de bronce era ante el país vecino, los dirigidos por Luis Muchaga ganaron por el mismo resultado: 3-2 y se ganaron un lugar en el podio. La figura de ese equipo era Hugo Conte, padre de Facundo Conte, en un caso extraordinario de un padre y su progenitor se suban a un podio olímpico en un lapso de 33 años.


FRANCIA CAMPEÓN
El equipo comandado por Laurent Tillie ganó su primera medalla dorada en cinco apariciones olímpicas, en la final por el oro derrotó 3 a 2 al Comité Olímpico Ruso (25-23, 25-17, 21-25, 21-25 y 15-12) para subirse a lo más alto del podio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba