Colorido 11: La desafortunada historia de un equipo marcado por la tragedia

El 7 de junio de 1989 ocurrió un hecho trágico que involucra al futbol directamente, algo que pudo cambiar la historia del fútbol para siempre. Un trabajador social neerlandes-surinames llamado Sonny Hasnoe que trabajaba con niño desfavorecidos en barrios pobre de la capital holandesa de Amsterdam decidio armar un equipo de futbol llamado Colorido 11, ya que su idea era insertar a los jóvenes de barrios bajos de la ciudad de Biljmer que en su mayoría era habitada por ciudadanos surinameses que fueron aislados de la sociedad holandesa a que practique algún deporte entre estos el fútbol, es por eso que recurrió a jugadores que tengan la nacionalidad surinamés para que sirvan como ejemplo para los niños y adolescentes de esa ciudad. En 1986 este equipo ya había disputado su primer partido ante el SV Robinhood de Surinam, esta especie de selección holandesa-surinamés contaba con jugadores de calidad como Ruud Gullit, Frank Rijkaard, Aron Winter, etc. Que en un futuro se convertirían en futbolistas de primer nivel y disputarían mundiales con la selección naranja. Pero en 1989 tocaba ir otra vez a Surinam para tener un encuentro amistoso una vez más, esta vez Sonny no pudo conseguir a los jugadores de primer nivel debido a que estaban complicado con el calendario de sus equipos y decidió recurrir a otros de un nivel más bajo, a excepción de dos Hennie Meijer y Stanley Menzo que pudieron escapar de la tragedia que se venía. Es así que el equipo partió del Aeropuerto de Amsterdam-Schipol rumbo a Paramaribo, viajaban en un Douglas DC-8-62 de veinte años de antigüedad que era operado por Surinam Airways, diez horas después del despegue la tripulación recibió el reporte del clima y la autorización para hacer la aproximación al radiofaro de la pista de aterrizaje, sin embargo una confusión hizo que el avión volara 25 metros sobre el suelo y el motor 2 impacte contra unos árboles junto con el ala derecha esto produjo el vuelco del avión y su posterior golpe. No sobrevivió ninguno de los 176 pasajeros de los cuales se incluían a los jugadores del Colorido 11 y a Sonny Hasnoe. Un año después, Holanda jugaría el Mundial de Italia 90 en donde se encontraban Ruud Gullit y Frank Rijkaard, dos hombres que ese mismo año ganarían con el mejor Milán de la historia la Copa de Europa y la Intercontinental siendo parte fundamental en la conquista. El destino quiso que ambas leyendas neerlandesas no tomen ese vuelo que podría haber cambiado la historia del fútbol y habernos privado de ver a un gran equipo para siempre. 

El avion siniestrado

Víctimas del vuelo: 

Ruud Degenaar, 25, Heracles Almelo 

Lloyd Doesburg, 29, AFC Ajax 

Steve van Dorpel, 23, FC Volendam 

Wendel Fräser, 22, RBC Roosendaal 

Frits Goodings, 25, FC Wageningen 

Jerry Haatrecht, 25, Neerlandia, viajaba en lugar de su hermano Winston Haatrecht quien tenía compromisos con su equipo, el sc Heerenveen

Virgall Joemankhan, 20, Cercle Brugge 

Andro Knel, 21, NAC Breda 

Ruben Kogeldans, 22, Willem II Tilburg 

Ortwin Linger, 21, HFC Haarlem, murió tres días después del accidente a consecuencia de sus lesiones 

Fred Patrick, 23, PEC Zwolle 

Andy Scharmin, 21, FC Twente 

Elfried Veldman, 23, De Graafschap 

Florian Vijent, 27, Telstar 

Nick Stienstra, 33, RC Heemstede (entrenador) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba