¡EL CHELSEA, SUPERCAMPEÓN DE EUROPA!

Por Gianluca Garbovesky

En lo que fue el primer partido oficial de la temporada a nivel clubes, el Chelsea, campeón de la Champions, derrotó por 6 a 5 en los penales -tras empatar 1 a 1 en los 120´- al Villarreal, que había ganado la Europa League, en el estadio Windsor Park de Belfast, Irlanda del Norte, y se consagró campeón de la Supercopa de Europa.

El conjunto inglés, con su 3-4-3 y juego vertical y dinámico que lo caracteriza desde la llegada de Tomas Tuchel, fue el que impuso su idea y dominó la mayor parte del primer tiempo, a pesar de que no jugaron todos los habituales titulares. Mientras que el submarino amarillo, con un 4-4-2, optó por cerrarse bien y tratar de no conceder espacios al rival, por lo que no fue protagonista del partido hasta el comienzo del segundo tiempo.

La primera ocasión con peligro de gol llegó a los 6 minutos de juego, cuando Timo Werner impactó con la zurda de volea un centro enviado desde el córner por Hakim Ziyech, y, aunque el remate fue potente, fue al centro del arco, por lo que el arquero Sergio Asenjo pudo reaccionar y rechazar la pelota al córner. Ya transcurría el minuto 27 cuando llegó la situación más importante del primer tiempo. La jugada comenzó con el Chelsea teniendo la pelota en mitad de cancha, hasta que Marcos Alonso, en el sector izquierdo de la misma, envió un gran pase largo paralelo con dirección al cuadrante hacia donde estaba corriendo Kai Havertz. El alemán le ganó la carrera a su marcador y, casi llegando a la línea de fondo, mandó un muy buen centro hacia el punto penal, a donde se dirigía Ziyech, quien conectó con el centro y, sin obstáculo alguno, disparó hacia el fondo de la red. Los Blues pasaban al frente en la final, 1 a 0 con gol del Marroquí Ziyech, quien minutos después salió de la cancha por una lesión en su brazo.

Parecía que el primer tiempo se terminaba, pero al tercer y último minuto de adición, llegó la primera ocasión clara de gol para el equipo dirigido por Unai Emery. Esta surgió tras un gran desborde y centro de Gerard Moreno por el sector derecho del área rival. El envío lo encontró a Alberto Moreno sin marca a las espaldas de Callum Hudson-Odoi, el español no dudó en volear la pelota y sacó un remate fortísimo que se reventó en el travesaño, pico en la línea de gol y terminó siendo desviado por la defensa del Chelsea. El Villarreal avisaba que estaba en partido e iba a dar pelea. Con el 1 a 0 parcial a favor del equipo londinense, los equipos se marchaban a los vestuarios.

Ya en la segunda parte, los dirigidos por Emery salieron con otra mentalidad al campo de juego y, por momentos, acorralaron a los de Tuchel. La primera del segundo tiempo llegó al minuto 52´, tras un mal saque de arco realizado por Edouard Mendy que interceptó Boulaye Dia. Este filtró un pase para Moreno, que quedó mano a mano con el arquero, pero no pudo abrir lo suficiente el pie, por lo que Mendy se reivindicó y alcanzó a desviar el remate, que luego pegó en el palo. Segundo remate al poste que salvaba al Chelsea, que estaba desconocido futbolísticamente.

Finalmente, se abrió el arco para Villarreal. Otra mala salida desde el fondo, en este caso de Antonio Rudiger, que intentó un pase largo hacia la izquierda, pero quedó corto y lo interceptó Mario Gaspar. El rebote le quedó a Moreno del medio hacia la derecha apenas fuera del área, filtró para Dia, este le devolvió la pared de taco, y fue el mismo delantero español quien definió con la diestra al ángulo superior derecho de Mendy, que nada pudo hacer ante el excelente remate. Esta vez, el 7 español no perdonó y concluyó un golazo para el empate 1 a 1 del Villarreal. Final de los 90 minutos, el partido se iba al alargue. En él, fueron los campeones de la Champions quienes se mostraron más enteros físicamente y dominaron los 30 suplementarios. Sin embargo, más allá de un remate apenas desviado de Christian Pulisic y una gran tapada de Asenjo frente a un disparo de Mason Mount, el marcador no se amplió y el campeón debió definirse por penales.

El Chelsea convirtió 6 de las 7 ejecuciones desde los 11 metros -acertaron César Azpilicueta, Alonso, Mount, Jorginho, Pulisic y Rudiger, mientras que el remate de Havertz no pudo superar la humanidad de Asenjo-. Por otro lado, el Villarreal concretó 5 de las 7 -anotaron Moreno, Pervis Estupiñán, Moi Gómez, Raba y Juan Foyth, mientras que Kepa Arrizabalaga, a quien Tuchel hizo ingresar por Mendy a los 119´, fue el héroe y retuvo los penales de Aissa Mandi y de Raúl Albiol (definitorio)-. Se dio la lógica y el equipo inglés sufrió pero venció al español para así lograr su segunda Supercopa de Europa en su historia, tras la obtenida en 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba