EL CICLÓN FUE VIVO Y ESTÁ VIVO

En Córdoba, San Lorenzo venció a Talleres como visitante 1-0 y consiguió su primer triunfo en la Copa De La Liga en la fecha previa al Clásico ante Huracán. Tras una avivada de Cerutti en un lateral, Gordillo anotó el único tanto del partido. Centurión, la gran figura. Ángel Hoyos dejó de ser el DT Albiazul.

Había que ganar como sea. Hasta el medio a cero era válido. En la noche sabatina de la Ciudad de Córdoba, San Lorenzo debía afrontar una de las Finales del Mundo (dicho de manera irónica) ante un Talleres que también estaba con una situación similar a la del Ciclón, sin encontrar ningún rumbo en lo futbolístico, sin resultados positivos y con su Director Técnico Ángel Guillermo Hoyos entre la espada y la pared. EL DUELO DE NECESITADOS HABÍA COMENZADO.

Pedro Troglio nuevamente paró un 4-2-3-1 en cancha. Esta vez, los cambios venían del sector derecho: Gino Peruzzi reemplazó a Francisco Flores como lateral, mientras que Ezequiel Cerutti se encargaba de manejar el mediocampo, en lugar de Malcom Braida. El partido ante River fue un golpe duro para el Ciclón y los déficits por ese sector fueron muy puntuales y notorios.

En lo que respecta al juego propiamente dicho, Talleres empezó manejando las acciones. Diego Valoyes, que hacía su regreso al XI titular, y Gastón Benavídez se asociaban por la derecha y empezó a preocupar con sus subidas a los azulgranas, nutridas de bastante gente albiazul. Esto lo terminó aprovechando San Lorenzo, que empezaba a jugar de contra, Ricardo Centurión ganaba adeptos como protagonista y las acciones le eran favorables.

Justamente, el ex Boca, Vélez y Racing se empezó a asociar con Nicolás Fernández y cuando iban 20 minutos, el 10 asistió a Uvita y Guido Herrera tapó el zurdazo del ex Defensa y Justicia. Después, se encontró con el otro volante, Fernández Mercau, pero su remate fue débil.

A los 34 minutos llegó la jugada del partido: un lateral jugado rápidamente por Cerutti para Uvita Fernández derivó en una diagonal y Yeison Gordillo, entrando como un 9 de área, definió y puso el 1-0 para el Ciclón. Una avivada y una lucidez de los jugadores dirán los de San Lorenzo. Un error imperdonable del alcanza pelotas que dejó estacionado el esférico detrás de la raya de cal y una siesta de la defensa es lo que dirán los de Talleres.

Un minuto le bastó al Matador para esbozar alguna reacción. Una buena contra armada por Valoyes casi termina desembocando en el empate local. El remate del colombiano se había ido cerca del arco que defendía Sebastián Torrico. Otra vez, una floja reacción de la banda izquierda de Boedo le pudo haber costado un tanto en contra. 

La insinuación del local duró poco y San Lorenzo con argumentos sólidos empezaba a cerrar el resultado a su favor. Centu era cada vez más el organizador del juego y Uvita no solo era el punta, sino que también hacía el trabajo de armador.  Los ingresos de Néstor Ortigoza y Malcom Braida en el mediocampo hicieron cerrar filas a los de Troglio y hasta fueron más incisivos en ataque. Hasta el número 20 se animó a ir hacia adelante, dejando dos hombres en el camino, y abriendo la pelota de taco a otro ingresado en el complemento, Nicolás Blandi, que remató por encima del travesaño. De convertir, era uno de los goles de la jornada por el modo Papi Fútbol de la jugada.

Tras consumarse el triunfo, todo era alegría por el lado azulgrana, ya que era el primero en el torneo, fuera de casa y en la previa del Clásico ante Huracán. Obviamente que hay cosas para mejorar, pero se puede destacar la lucidez de Troglio en el armado y la rapidez del equipo en ciertos pasajes del partido. También es el momento de rescatar que hubo un cierto orden en todas las líneas y que no hubo que pasar tantos sobresaltos como en los cotejos anteriores. 

No sólo se cortó la racha en la Copa de La Liga. Desde que el equipo de Barrio Jardín Espinosa volvió a la máxima categoría en 2016, San Lorenzo nunca había podido ganarle. Además, el último triunfo cuervo en la Docta había sido en 2003.

Y es hora de hacer un recuadro a la gran figura del partido, Ricardo Centurión. Una actuación que los hinchas cuervos esperaban y que ahora, en vistas al Clásico de Barrio más grande del Mundo, llena de ilusión a una parcialidad que venía muy golpeada.

Talleres no tiene más entrenador, ya que Ángel Hoyos dejó de serlo tras la derrota. Fueron dos empates y cuatro caídas en seis partidos. El Matador deberá replantearse y buscar DT cuanto antes, ya que tiene la Copa Libertadores a la vuelta de la esquina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba