EL DIABLO VOLVIÓ A LA VIDA

En un partido con escasez de juego, Independiente, jugando mal, logró ganarle a Unión de Santa Fe por 1 a 0 con gol del juvenil Braian Martínez.

El festejo de Martínez

En una hermosa noche de lunes, Independiente debía ganar para retomar la senda del triunfo y luchar por puestos a las copas, pero principalmente, para cambiar y calmar el ambiente hostil que se vivía en la relación entre la dirigencia, el plantel y los hinchas.

El partido comenzó con los dirigidos por Falcioni, quien ayer no pudo decir presente debido a un problema de salud, siendo dominados por Unión. El conjunto Santafesino, desde el minuto uno, se hizo con la posesión del balón, y domino los tiempos del partido con la pelota en sus pies. Se sabia que en el encuentro las formas de independiente, para los hinchas, mas que las formas imperaba la necesidad de ganar, y esto se notó también en los jugadores que en la semana recibieron un apriete por parte de los barras bravas dentro de su propio vestuario.

Los de Avellaneda, se refugiaron atrás y se apoyaron en su arquero uruguayo Sosa, quien respondió de forma excelente, a medida que Unión aumentaba su volumen de juego y generaba cada vez mas chances. Si bien estas oportunidades no fueron muchas, el arquero Rojo supo estar a la altura y mantuvo el arco en cero.

Como agregado extracurricular al partido, en el entretiempo y durante el primer tiempo, se escucharon canticos insultando a la comisión directiva del club y, además, dato no menor, se escucharon canticos de una facción de la barra brava a otra facción.

Comenzada la segunda mitad, al rojo, le vinieron como anillo al dedo las modificaciones que realizo el temporal DT de independiente Omar Piccoli, quien ocupo este rol debido a la ausencia de Falcioni. Ingresaron, los juveniles, Pozzo y Martínez, quienes seria fundamentales para el final del encuentro. El ingreso de los jóvenes, le otorgó más dinámica al juego de Independiente, quien se volvió más punzante en ataque.

Avanzado el complemento, tras una muy buena transición de pelota en la mitad de la cancha entre Roa y Pozzo, el colombiano habilitó a Braian Martínez que en el mano a mano con el defensor tatengue, se abre y con un zurdazo implacable la clava en un ángulo para marcar el gol que le daría el triunfo a Independiente.

Como si fuera poco lo mal que estaba jugando el equipo de avellaneda, a pesar de que iba ganando, a los 35 minutos de la parte final, Domingo Blanco vería la roja de forma correcta debido a que le propicio un tremendo planchazo a Nardoni, el número 30 del Tate. Independiente iba a sufrir los últimos minutos que quedaron, pero no paso mayores sobresaltos.

El encuentro finalizo y el infierno fue una fiesta que gritaba por los juveniles y donde todo lo malo pareció quedar en el olvido. El rojo con este triunfo quedo a 5 puntos del ingreso a la próxima Copa Libertadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba