EL PATRÓN, SIN PONERSE COLORADO

En el debut de Facundo Sava como entrenador, Patronato consiguió su primer triunfo en la Copa de La Liga tras vencer 2-1 como visitante a Platense. Mosevich y Nicolás Castro le dieron el triunfo a los entrerrianos, mientras que Canteros descontó para el local, que sumó su tercera derrota consecutiva.

El estadio Ciudad de Vicente López recibía uno de los dos encuentros que abrían la jornada 6 de la Copa De La Liga Profesional. Era un duelo de equipos que necesitaban salir de sus urgencias, pero en planos generales se encontraban con presentes bastantes dispares. Lo que unía a ambos era otra lucha: la de la permanencia en Primera División.

Platense, el dueño de casa, tras dos triunfos y un empate en las primeras jornadas, tropezó dos veces consecutivas (como local ante Banfield y frente a Unión en Santa Fe) y perdió cierto terreno en la parte alta de la Zona 1. Era una noche perfecta para poder salir del mal momento y en su terreno. Patronato, en tanto, llegaba sin triunfos en el torneo al Norte del Gran Buenos Aires y con nuevo entrenador: Facundo Sava reemplazaba a Iván Delfino en el mando del equipo entrerriano, que había renunciado tras la derrota ante Sarmiento en el Presbítero Grella.

En lo que respecta al juego propiamente dicho, el que tuvo la iniciativa fue el Patrón, que buscaba lastimar por las bandas. Gabriel Gudiño por la derecha y Sebastián Medina por la izquierda generaban peligro y sus subidas constantes generaban malestar en los locales. Nicolás Castro, originalmente como uno de los dos volantes centrales en el armado de Sava, también rompía filas ganándole el duelo a Hernán Lamberti e Iván Gómez y se mandaba al ataque, buscando asistir a los dos delanteros, Diego García y Lucas Barrios. Justamente, el ex delantero de Huracán, Argentinos y Borussia Dortmund tuvo dos chances netas de abrir el tanteador, un cabezazo que se fue cruzando el arco defendido por Jorge de Olivera y otra salvada en la línea por Juan Infante.

En tanto, los de Claudio Spontón vinieron de atrás en el partido, pero también tuvieron chances de llegar al arco de Matías Mansilla. Nicolás Delgadillo por la izquierda e Ignacio Schor cambiando de posición eran los que conducían al equipo. El ex Vélez condujo una buena contra y ante la falta de alguna ayuda (esto debido a lo solitario de Gonzalo Bergessio en la delantera), decidió rematar de media distancia. El tiro fue enviado por el guardameta al córner.

Cuando el Calamar parecía enderezar su rumbo en el partido, se empezaron a ver ciertas falencias y desatenciones. Lamberti quiso jugar hacia atrás con De Olivera, Kevin Andrade no estuvo despierto, el arquero quiso rechazar ante la llegada atenta de Barrios para enmendar su error, pero la pelota le quedó a García, que terminó rematando por encima del travesaño. 

Sobre el cierre del primer tiempo, una contra armada por Medina derivó en un centro a Barrios. Una salvada in extremis de Infante (otra más) tras un quedo de De Olivera mandaba la pelota al córner. Y tras una avivada de Castro jugando en corto para Medina, el volante lanza el servicio para la llegada de Leonel Mosevich, que les gana a todos de cabeza ante una defensa que durmió una siesta y estampó el 1-0. El central, un ex Argentinos Juniors, se encargaba de amargarle el cierre de la primera etapa al equipo de Vicente López. Y el resultado estaba ampliamente justificado.

En el segundo tiempo, el juego se volvió monótono, anodino y sin llegadas por ambos equipos. Platense quería pasar su fútbol con alguna escapada de Schor, pero Patronato se aferraba al resultado sin pasar sobresaltos. Fueron 25 minutos en donde no pasó absolutamente nada de nada y eso se hacía sentir en los presentes que fueron a acompañar al Marrón y los periodistas en los pupitres, que teníamos la hoja en blanco por no poder anotar ningún tipo de aproximaciones o alguna cosa destacada.

El duelo pareció desperezarse en apenas dos minutos. Mejor dicho, Platense pareció desperezarse. El local, que tuvo los ingresos de Rodrigo Contreras, Nicolás Bertolo y Héctor Canteros para acompañar a Bergessio y a Schor (dos jugadores notoriamente muy ofuscados por la falta de compañía a la hora de atacar) tuvo dos chances para empatar. Tras una buena asociación entre el Pájaro y el ex Banfield, Infante tiró el centro para la llegada de Lavandina y su disparo fue desviado por Castro al córner. En esa jugada, Andrade llegó a conectar pero su cabezazo se fue cerca del arco de Mansilla. 

Pero para el dueño de casa, lo bueno duró muy poco y de una manera inesperada. Tras un lateral en contra, una nueva desinteligencia en defensa entre Infante y Canteros y la presión alta en salida de Thiago Banega (había ingresado un rato antes por Medina) y Nicolás Castro desembocó en una definición excelsa del último ante la salida de De Olivera. Patronato empezaba a encaminarse a su primer triunfo en el torneo y casi sin despeinarse en el complemento.

Sobre el final, Platense fue a matar o morir. Sabía que se le estaban yendo los tres puntos en casa que podrían haber servido para recuperar la memoria y el último de su zona se llevaba el premio mayor. Canteros y Schor se juntaron y armaron una gran jugada. El ex Vélez, tras una fantástica asistencia del juvenil, cabeceó ante la salida de Mansilla y descontó para el Calamar. Más allá del empuje que mostró en el final, no alcanzó. Además, la visita decidió rearmarse en defensa, ya que Lautaro Geminiani entró tras la salida de Gudiño, Sava puso cinco hombres en el fondo y las intenciones del dueño de casa se vieron un tanto opacadas.

Darío Herrera marcaba el final en Zufriategui 2021. Patronato daba rienda suelta a su alegría tras conseguir su primer triunfo en el debut de Facundo Sava como DT y fuera de casa ante un rival directo. Nicolás Castro fue la figura de un equipo entrerriano que necesitaba sumar y empezar a vislumbrar una luz de esperanza con respecto a su permanencia. En tanto, Platense hilvanó su tercera derrota al hilo, jugó nuevamente mal dejando preocupados a sus hinchas y vuelve a mirar de reojo la tan temida tabla de los promedios. 

LA PALABRA DE LOS PROTAGONISTAS

Nicolás Castro (Patronato): “Este triunfo fue un alivio para nosotros, porque no se nos estaba dando. Sabíamos que era un rival directo por la permanencia, por suerte lo pudimos sacar adelante y estamos muy contentos. Es un festejo doble (en lo personal) por mi primer gol en Primera que sirvió para ayudar al equipo y es lo que más me importa”.

Claudio Spontón (DT Platense): “Regalamos bastante tiempo del partido. Después asumimos el control y fuimos incisivos pero no nos alcanzó. Tenemos que mejorar en ser más dueños del partido, más protagonistas y crear situaciones de gol. Nos está costando mucho generar de mitad de cancha hacia adelante”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba