EN VICTORIA, SIN VICTORIA

En Victoria, Tigre y Central Cordoba igualaron 1-1. Un partido con mucho color, el hincha del Matador copaba las tribunas después de un dos años en la Primera Nacional, esta vez para ver a su equipo de regreso en Primera División, de a poco se acomodaban las banderas y la ilusión estaba intacta en los aficionados que querían que su equipo se llevara los tres puntos.

Sin embargo el partido fue muy difícil para el conjunto de Diego Martínez, si bien empezó dominando, Tigre no era eficaz con las oportunidades que tenia y termino desperdiciando mas de lo que gano, esto fue aprovechado por un Ferroviario que se fortalecía con su arquero Toselli y sus delanteros Renzo López y Claudio Riaño, sin embargo este ultimo se retiro lesionado y le dejo su lugar al joven Abel Argañaraz.

Justamente como posterior al partido lo planteó el DT de Tigre en conferencia de prensa, ambos técnicos se conocían y jugaron a acomodar fichas y armar estrategias como si se tratase de un juego de ajedrez, sin embargo, la no efectividad del Matador termino beneficiándole al visitante ya que el uruguayo Renzo López conectó un muy buen remate desde fuera del área y venció al arquero Marinelli para poner el 1 a 0 a favor de Central Córdoba.

En las tribunas todo era desazón, un gol inesperado. única llegada, único gol. Así se terminaba el primer tiempo, pasaba la música y rodaba la pelota para la segunda mitad, y fue ahí donde Martínez se acordó del juego de ajedrez y empezó a mover fichas en busca de encontrar la que haga la diferencia, entraron los refuerzos: Colidio, Obando, Retegui y Equi Fernández, cuatro jugadores con un pasado xeneize en común, la gente se volvía a ilusionar, mas sabiendo que Magnin y Protti que si bien estaban haciendo un buen partido, no eran eficaces de cara al gol, también lo mismo le sucedía a Alexis Castro que erraba mas de lo que metía, así fue que de tanto intentar en el final, Mateo Retegui, uno de los jugadores por el que mas peleó Diego Martínez para que llegara, metió el gol del empate e hizo volver el alma al cuerpo a los hinchas de Tigre.

Sin embargo, ya no había tiempo para mas, Espinoza pitó y ambos equipos terminaron igualados. Resultado injusto según Ijiel Protti, resultado justo según Sergio Rondina y es que a los visitantes les sirvió más que a los locales ya que Central Córdoba se pone con 4 puntos y se acomoda en la Zona B, mientras que el Matador sigue peleando por no caer en la zona de descenso.

La fecha que viene, Tigre tendrá un partido transcendental, se medirá con Barracas, un viejo conocido al que ya le gano una final, ¿podrá volver a repetir y conseguir su primer triunfo?, en unos días lo sabremos, pero por ahora es un buen panorama para el conjunto de Victoria, que arranco de buena manera una Copa de la Liga complicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba