ESTADOS UNIDOS Y SU SANA COSTUMBRE DE GANAR EL MEDALLERO

Foto: : https://dknation.draftkings.com/

Por Diego Bianco

Los Juegos Olímpicos concluyeron, y después de casi cumplirse una semana de la ceremonia de cierre, sólo quedan las reflexiones de un evento marcado por el COVID-19, pero a la hora de observar la esencia del deporte que es el atleta, no tuvo tanto impacto negativo como se preveía. Lo maravilloso e impredecible de una olimpíada es tener la oportunidad deseada de ver a deportistas de diferentes culturas, enlazadas en un marco competitivo y en convivencia hasta familiar dentro de una Villa Olímpica, aunque en este caso fue con restricciones. El olimpismo aboga siempre por la sana competencia con valores bien marcados como la equidad, igualdad, respeto, hermandad y paz.

El punto central de definiciones es producto del medallero con sus luchas reñidas emanadas en el pasado entre Estados Unidos y la Unión Soviética en plena Guerra Fría. En el caso actual se demuestra un crecimiento adaptado en el desarrollo deportivo de China, un país en el cual apostó con firmeza desde la década de los noventa a ser una potencia deportiva mundial. Este motivo dio un nuevo llamado de atención para todas las autoridades deportivas estadounidenses y empezaron a percatarse de un flamante rival que no era Rusia.

TOKYO, JAPAN – AUGUST 07: Allyson Felix of Team United States competes in the Women’ s 4 x 400m Relay Final on day fifteen of the Tokyo 2020 Olympic Games at Olympic Stadium on August 07, 2021 in Tokyo, Japan. (Photo by Ryan Pierse/Getty Images)

Este hecho se consumó en Atlanta 1996, cuando los chinos lograron un sorpresivo e histórico cuarto puesto y desde ese momento hasta la actualidad su crecimiento fue tan implacable que el momento de gloria se hizo realidad en Beijing 2008. Como país anfitrión no podían fallar y con un primer lugar heroico no fallaron. Ante este resultado, los estadounidenses redoblaron las apuestas y desde el minuto cero de cerrados esos Juegos, el Gobierno empezó a invertir en el deporte con una preparación especial en aquellas disciplinas donde fueron superados por los chinos como en Gimnasia Artística, Lucha, Arquería, Boxeo y Esgrima. Esta decisión fue de las más acertadas porque esta poderosa delegación se quedó con primer puesto en el medallero tanto en Londres 2012 como en Río 2016.

SAITAMA, JAPAN – AUGUST 07: Kevin Durant #7 of Team United States celebrates following the United States’ victory over France in the Men’s Basketball Finals game on day fifteen of the Tokyo 2020 Olympic Games at Saitama Super Arena on August 07, 2021 in Saitama, Japan. (Photo by Gregory Shamus/Getty Images)

En pleno Tokio 2020, la sombra roja china volvía a asomarse en el país del sol naciente. En el desarrollo de casi todo el evento, los dragones dominaron la tabla de medallas por 15 días consecutivos, pero en el último día de acción, Estados Unidos dio el golpe determinante para las aspiraciones chinas. Cabe destacar, en la última semana de competencia, los americanos se posicionaron como el principal perseguidor de su adversario deportivo por los logros en Natación y con el Atletismo recién empezando solo era cuestión de tiempo superar al gigante de Asia. Una ventaja considerable sobre el resto, es sin dudas en Atletismo y Natación donde son potencias indudables, y como de costumbre ganaron el cuadro de medallas en ambos deportes bisagra para el olimpismo, este dominio hace ganar medalleros en reiteradas ediciones olímpicas y fue lo que ocurrió en Tokio.

AP Photo/Charlie Neibergall

El domingo pasado fue el día en el cual se bajaba el telón. Las definiciones estaban a la orden y en parte favorecían más a EE. UU. que a los chinos. En la final de Vóley femenino, Básquet femenino, dos finales de Boxeo masculino y en las pruebas de Ciclismo pista tenían como protagonistas a norteamericanos, por el lado de China solo tenía una final directa por el oro en Boxeo y aspiraban épicas en la Maratón como en el Ciclismo de pista que no otorgó resultados deseados. En una nueva ocasión, Estados Unidos sacó su “chapa” de ganador y cumplió las expectativas: en Vóley femenino lograron la primera medalla dorada en la historia que tanto tiempo se le negó, en el Básquet de damas se hicieron con el oro por séptima vez consecutiva y arrollaron a Japón sin contemplaciones y en el velódromo hubo una proeza de Jennifer Valente ganadora de la exigente Madison. La clave del éxito no termina aquí, ya que continúa con una Allyson Felix sublime en la pista atlética, ganadora de 10 medallas que desplaza a Carl Lewis y por último el predominio imbatible de cada cuatro años en el Baloncesto masculino.

Desde los cimientos, Estados Unidos, demostró ser la potencia mundial del deporte una vez más. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba