GRITÓ CAMPEÓN

La Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester se coronó campeón del Torneo Metropolitano en la Liga de Honor Caballeros Oro. El equipo alemán venció 30 a 29 al Colegio Ward en una jornada espectacular.

El sábado, caluroso y con mucha humedad, se avecinaba la puesta del sol dando lugar al horario de las veinte horas. Mientras tanto, en la Provincia de Buenos Aires, se disputaba una de las finales más importantes del Handball masculino. El partido que se jugaba esa noche era entre la Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester (SAG Villa Ballester) y el Colegio Ward. ¿Por qué era una final si todavía quedan dos fechas del torneo? Porque si el equipo alemán se llevaba los tres puntos, nadie lo podía alcanzar en la tabla general, dando lugar a llevarse el título de la competencia.

Al caer la noche, el Estadio del SAG Villa Ballester, más conocido como el “Mundialista”, se vestía de rojo y blanco. Las gradas se encontraban llenas de gente, mucha familias con sus hijos/as, familiares de los jugadores, la hinchada del equipo local se hacía oír y generaba miedo en el equipo visitante, todo estaba dado para que la jornada fuera una fiesta. La entrada en calor de ambos equipos ponía a la gente ansiosa, con ganas de ver el arranque del partido y lograr obtener el campeonato en casa. El equipo local llegaba con un total de treinta puntos, lo escoltaba Ferro Carril Oeste con 26 unidades y por último, el Colegio Ward se encontraba undécimo con once puntos. No faltaba nadie en el encuentro, estaban todas las personas que debían estar, hinchada, fotógrafos, prensa y hasta la televisión se hizo presente.

Por un lado, SAG Villa Ballester con la camiseta titular y por el otro lado, Colegio Ward con indumentaria alternativa. El equipo local salió con: A. Pinter (Arquero); M. Ortolano (Lateral Izq.), M. Scovenna (Central), L. Werner (Lateral Der.); F. Soto (Extremo Izq.), F. Facio (Pivot), A. Kogovsek (Extremo Der.). Por otra parte, los titulares en el conjunto visitante, dirigido por Rodolfo Jung, fueron: I. Abal (Arquero); R. Benacedo (Lateral Izq.), P. Martinez (Central), I. De La Quintana (Lateral Der.); E. Goux (Extremo Izq.), M. Abal (Pivot), E. Flores (Extremo Der.).

El partido comenzó siendo de ida y vuelta, muy friccionado y disputado en lo defensivo. Estaba claro que ninguno quería dar ventaja. El primero en abrir el marcador fue el conjunto visitante, pero le duraría poco la ventaja, ya que gracias a Matías Scovenna, el equipo dirigido por Miguel “Michi” Zuppinger daba vuelta el marcador.

A poco tiempo de juego, Ballester se hacía fuerte en la defensa, mientras que el Colegio Ward perdía el rumbo del partido. El equipo visitante perdió la concentración y de contraataque, le convirtieron tres goles.

Al finalizar, un primer tiempo muy friccionado y bastante físico, el resultado marcaba 16-12 a favor del conjunto local.

El segundo tiempo fue de la misma manera, con mucho roce y muchos goles. El equipo local tuvo algunos jugadores lesionados, acalambrados y expulsados dos minutos afuera. Recordemos que 48 horas antes, SAG Villa Ballester disputó un partido enfrentando a Ferro y ganó. Es por ese resultado mismo, que el partido frente Colegio Ward era una final.

El partido siguió por el mismo rumbo, de ida y vuelta, con muchos goles, con un partido muy peleado y duro. Una vez finalizado, el resultado fue 30-29 a favor del equipo local y gracias a esto, se coronó campeón.

ANDRÉS PINTER, ARQUERO TITULAR Y FIGURA EN LA FINAL

“La previa se vivió con mucho nerviosismo y ansiedad, el contexto con la gente también fue algo hermoso y al ser un deporte, no te queda otra que disfrutar”.

“Antes de arrancar el partido sentía una presión en el pecho porque quería atajar bien y cuando iban pasando los minutos lo pude controlar”.

“Siempre tuve confianza en el equipo, sentí que el equipo nunca se iba a caer y en un momento, estaba más que seguro de que íbamos a salir campeones”.

“Quería darle alegría a la gente en nuestra casa, eso era lo que más me preocupaba”.

“Cuando terminó el partido salí corriendo a festejar, no pensaba en nada, fue todo emoción lo que vivimos en ese momento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba