JULIÁN ÁLVAREZ: LA ARAÑA DE NUÑEZ

Qué maravilloso año está teniendo una de las promesas más importantes de Sudamérica.  Pocos han puesto en duda las capacidades que tiene Julián Álvarez a nivel futbolístico, pero quizás muchas veces no ha podido demostrar esas capacidades en la cancha. En muchos partidos se lo veía incómodo jugando por la derecha como extremo, en este sector pierde presencia y no puede demostrar el talento que siempre ha tenido. Este año, con la marcha de muchos jugadores claves a nivel ofensivo como Nacho Fernández y Borre, el cordobés de 21 años ha aprovechado bien su oportunidad y se ha vuelto de los jugadores más importantes en el equipo de Gallardo y es la principal amenaza en la ofensiva del equipo junto a Nico de la Cruz y Matías Suárez.  

Resaltando sus números en este 2021, Álvarez ha jugado 24 partidos saliendo como titular, de los cuales ha marcado 7 goles y ha asistido 9 veces. A mi parecer, buenos números para un jugador que no es el único punta y en los cual comparte o ha compartido el ataque millonario. Dejando de lado sus números como jugador, una gran interrogante que ha perseguido a esta promesa es ¿en qué posición se siente más cómodo? Aunque lo hemos visto desenvolver en muchos lugares de la cancha, ya sea por banda, mediapunta,  única punta y hasta el en medio del campo. Esto habla muy bien de su polivalencia a la hora de ubicarse en el campo. Pero, a título personal, en las posiciones más cómodas que se le ve y donde más impacto tiene en el juego, es como mediapunta o única punta ya que su juego se ve más favorecido por el centro del campo y a tres cuartos del arco rival.  

Ahora bien, centrándonos en el juego de la Araña, es indispensable resaltar sus principales virtudes como jugador, en las cuales destacan su gran capacidad asociativa haciéndolo un jugador con quien es muy fácil conectar y hacer paredes, no por ser un bonito su sobrenombre, sino por ese talento de ¨tejer telarañas¨ conectando y moviéndose en el último tercio del campo hace que un equipo tan depende del juego directo y corridas al espacio como es River, pueda disfrutar del juego de Álvarez. Estos movimientos que hace son de un delantero moderno, ese atacante que juega a espaldas del volante central para recibir y descargar, dejando a los zagueros sin referencia de marca es otra de las cualidades que destaca este chico.

Quizás una de las mejores herramientas que posee este jugador sean los controles de balón, uno de los mejores del continente. Esa habilidad de orientarse con el control o la manera de bajar la pelota lo hace un gambeta peligrosa sin la necesidad de ir al 1vs1. Además de estos recursos ya mencionados, Julián Álvarez tiene otras armas que sigue desarrollando como: el último pase, la buena pressing ya está más referido a cómo plantea los juegos Marcelo Gallardo y por último el gran disparo que tiene.

Aun siendo un jugador muy joven, el atacante de River Plate ha demostrado su talento en partidos importantes. Su buen 2021 le ha valido para ser tomado en cuenta en las convocatorias de Lionel Scaloni en la Selección, aunque no ha jugado mucho con la mayor por tener a jugadores de gran nivel por delante como en el caso de los Correa y Lautaro Martinez. El objetivo que busca el seleccionador argentino es formar un proyecto de jugador de selección y ser partícipe de la nueva camada de jugadores para un futuro próximo.

 Con apenas 21 años y aún con mucho por aprender, Julián Álvarez es un jugador que hay que seguir muy de cerca por lo que puede llegar a ser. Un futbolista que a diferencia de otras promesas argentinas se ha desarrollado y ha esperado su momento sin irse a otras ligas. Cada vez está más cerca de dar ese paso a Europa para poder jugar a un fútbol más competitivo. Este año hubo ofertas pero ninguna fue aceptada por el club, pero veremos que depara en el futuro para este talentosísimo jugador argentino.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba