LA CUNA QUE CONSAGRÓ A D10S EN PRIMERA

Argentinos Juniors le dio su primer contrato en Primera División a Diego Armando Maradona y se convirtió en el club que lo vio debutar en el futbol profesional argentino.

Diego en Argentinos Juniors
FOTO: argentinosjuniors.com.ar

En un potrero forjó una zurda inmortal, con experiencia y sedienta ambición de llegar… de Cebollita soñaba jugar un mundial, y consagrarse en primera... Así reza la canción más linda que describe a Diego. Dos sueños: el mundial y la primera división del fútbol argentino.

Como si fuera una historia difícil de creer, alguna vez Diego tuvo que dar su primer paso para convertirse en la leyenda. Es que pareciera que lo vimos jugar en todos lados y en todos los tiempos, su magia se esparció entre tantas generaciones que parece difícil darle un punto de partida a su genialidad como futbolista profesional.
Pero sí, Diego pisó con quince años la Primera División del fútbol argentino, un miércoles 20 de octubre de 1976, vistiendo la casaca de Argentinos Juniors frente a Talleres de Córdoba.
Para su primer día como futbolista de primera, se calzó un pantalón de jean, tipo corderoy, que intensificaba las altas temperaturas de esa tarde. Esa era la única pilcha que tenía, y, entre la vergüenza y la valentía, se presentó en el vestuario del Estadio del Tifón de Boyacán, con el sueño intacto.

El extinto Campeonato Nacional fue el escenario del primer partido de Pelusa con la camiseta del Bicho recibiendo a Talleres, la sensación del torneo y el gran candidato al título. Con Juan Carlos Montes como entrenador, Maradona empezó mirando el encuentro desde el banco, esperando su chance de estar cerquita de las redes y de su más fiel amiga: la pelota.

El inicio del segundo tiempo vería entrar al mágico Diego, que ni bien traspasó las apenas marcadas líneas del campo de juego, se adueñó de la atención de los espectadores. Acá es donde viajar en el tiempo nos haría realmente felices, es que la tecnología no ayudaba y los registros de este Diego son muy pocos. Hay quienes sostienen que la mejor versión del 10 fue con la camiseta de Argentinos Juniors. Sobre esto, Claudio Borghi años más tarde declararía: “el que no vio a Diego en Argentinos, se pierde el 40% del manual del fútbol”. Ante estas aseveraciones, solo nos queda pensar, ¿acaso hubo alguna vez un Diego mejor?
En fin… la promesa recién ingresada al partido, le hizo un caño al legendario Juan Domingo Cabrera, en su primer movimiento. El partido, del, años más tarde bautizado Barrilete Cósmico, sería la primera demostración de la magia que estábamos por conocer.
El encuentro sería para los cordobeses, pero el resultado es solo una anécdota más de ese importante día.

En el primer partido de Diego en Argentinos Juniors, Talleres ganó 1 a 0 pero el astro desplegaría toda su magia.
FOTO: Sitio Oficial AAAJ
Diego elongando en la previa de un partido a cancha llena
FOTO: Sitio Oficial AAAJ

PROMETIÓ Y CUMPLIÓ…

Uno de los históricos encuentros protagonizados por Maradona con la camiseta roja, se daría frente a Boca el 9 de noviembre de 1980 en cancha de Vélez Sarsfield.

Hugo Gatti llamaría “GORDITO” al astro mundial y desencadenaría una goleada histórica
FOTO: TyC Sports


Para esta altura de su historia, el 10 ya se había consagrado campeón del mundo con la Selección Juvenil en Japón 1979. Aún así, en 1980 viviría uno de los mejores partidos de la historia del fútbol local, al enfrentarse al Club Atlético Boca Juniors por la duodécima fecha del Campeonato Nacional.
En la previa del encuentro, el arquero del club Xeneize declararía a la prensa que “le preocupaba la tendencia a engordar” del crack del Bicho. Diego, fiel a su inconfundible efusividad, le juró que le haría cuatro goles.

El partido arrancó con Boca imponiéndose 1 a 0 con gol de penal de  Jorge Ribolzi. Diego Maradona empataría provisoriamente el encuentro a los 22´con un penal para Argentinos.
Silvano Espindola pondría 2 a 1 a los rojos con un gol de tiro libre, pero Mario Zanabria descontaría para los xeneizes y el encuentro estaría 2 a 2 a los 32´.
Con una maniobra extrañísima con su zurda e imposible para Gatti, el astro mundial pondría 3 a 2 el encuentro y se irían a las duchas con una victoria parcial del Bicho en un vibrante partido.
Pasado el entretiempo, Abelardo Carabelli le pondría una pelota perfecta a Maradona para que el 10 le dé el cuarto gol a los de la Paternal. La hinchada del equipo de la Rivera, se rendía a los pies del astro, atónita con cada jugada que cerraban con aplausos y ovación a pesar de la camiseta.
A los 30 minutos del segundo tiempo, Diego volvería a convertir un tanto y dejaría el marcador 5 a 2. A pesar del gol que llegaría más tarde para los de Boca, en los pies de Ricardo Gareca, el astro cumplió su promesa y convirtió 4 de los 5 goles que le dieron la victoria al equipo dirigido por el “Zurdo” Miguel Ángel López.

Diego Maradona en la goleada 5 a 3 frente a Boca Juniors
FOTO: Sitio Oficial de AAAJ

Diego estaría en el Bicho de la Paternal desde 1976 hasta 1980. Jugaría 166 partidos y convertiría 116 goles.

En su paso por Argentinos Juniors, logró el record de ser el máximo goleador del campeonato, cinco veces consecutivas
FOTO: Sitio Oficial AAAJ

A un año de la muerte del 10 argentino, recordar su impronta, lo que lo convirtió en el mejor del mundo, parece fundamental para rescatar lo que provocó en los corazones de los futboleros. Llegó a Argentinos con la promesa de levantar la Copa del Mundo y terminó haciéndolo en las juveniles durante su paso por el club que lo vio debutar, y solo algunos años más tarde cumpliría su mayor sueño con la Selección Mayor.

Diego y el plantel campeón del mundial juvenil Japón 1979
FOTO: Olé

De todas las maneras posibles, Diego se convirtió en el dueño de su partido con la vida, se hizo protagonista de lo que decidió vivir y le regaló a todo un pueblo la dicha de verlo sonreír con la copa mundial en sus manos. El recuerdo de su legado, su innegable talento y su magia nos hacen pensar y extrañar eso que lo hizo diferente y que convierte su historia con el futbol, en una digna de contar una y otra vez.

Hoy recordamos al astro, al que cambió la historia, al que fue ser humano sobre todas las cosas, sin que nadie lo considerara de esta tierra. Algunos años pasarán para que se nublen los recuerdos, pero el tiempo y la memoria nos van a permitir volver al Diego que todos admiramos, el de las margaritas en las medias, el que llenó de alegría al pueblo… el que regó de gloria este suelo.

¡Hasta siempre 10!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba