LA SCALONETA NO PUDO ROMPER EL CERO ANTE PARAGUAY

En un partido muy al estilo sudamericano, la Selección Argentina superó en juego a los Guaraníes, pero no pudo superar a la figura del partido, Anthony Silva.

Volvió a jugar la Selección Argentina y con eso vuelve la ilusión de cada uno de nosotros. Ese fervor que sentimos por verlos es lo mismo que se nota en este equipo últimamente a la hora de salir a defender estos colores. El primer tiempo transcurrió como se esperaba, nuestro equipo siendo más fuerte atacando y la Selección paraguaya defendiendo y buscando el contragolpe. Los de Lionel Scaloni, al ser esperados por su rival, logró algo que nunca suele obtener con tanta claridad, que es que el 10 reciba el balón sin mucha presión y con mucha libertad para arrancar el juego. Este lo que logró, es que los delanteros y especialmente Joaquín Correa, quien reemplazó de último momento a Lautaro Martínez, pudiese flotar por todo el frente de ataque y buscar los espacios mediante diagonales, debido a que gran cantidad de marcas trataban de atender a Messi, pero siempre llegando tarde.

En esta primera parte, la Argentina comenzó llegando con claridad al arco de Silva y no pudo concretar: en dos minutos tuvo dos situaciones con Correa: una que contuvo muy bien el golero paraguayo y otra que en la línea logró despejar uno de los defensores de la selección Guaraní.


Un apartado de este primer tiempo, es lo permisivo que fue el árbitro Anderson Daronco para con los jugadores locales. Al mejor estilo sudamericano, la fórmula paraguaya, para contener al seleccionado argentino y en especial a los arranques de Messi fue mediante faltas tácticas y un juego aguerrido. Uno de los que se hizo cargo de esto fue Jorge Morel, quien debió de ser amonestado y es inentendible como logró salir del partido sin una sola amarilla.

La segunda parte también comenzó con los dirigidos por Scaloni tratando de romper el cero mediante las jugadas por las bandas y así fue como en el minuto 14 nuevamente Correa tendría una situación inmejorable, tras un centro impecable de Di María, que el 9 conecta y de la nada este es bloqueado por un paraguayo que hizo un esfuerzo impresionante para impedirle al oriundo de Tucumán lo que habría sido el 1-0. 

Más avanzado el complemento, los dirigidos por el “Toto” Berizzo se dieron cuenta de que si aceleraban quizás podían inquietar al “Dibu” Martínez y así fue, en un contragolpe, el mejor jugador de campo paraguayo, el joven Miguel Almirón, tras una gran corrida y un impresionante cambio de ritmo, logró a quedar mano a mano con el portero argentino y este respondió con altura y tapó lo que podría haber sido el triunfo de Paraguay.

La Selección sigue acumulando buenos rendimientos y estira su invicto, esta vez no pudo marcarle a un rival que venía recibiendo al menos un gol en sus últimos 13 juegos por eliminatorias, pero porque no contó con esa suerte y eficacia para dar el golpe final. Sin embargo la selección dirigida por Scaloni sigue dando de qué hablar y se afianza en su camino rumbo a Qatar 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba