LA T NO TRAICIONA: TALLERES GANÓ ANTE SU GENTE Y SIGUE FIRME EN LA PELEA POR EL CAMPEONATO

En el partido que cerró la decimoquinta jornada del Torneo LPF 2021, Talleres derrotó con autoridad a Atlético Tucumán por 2-0 con la presencia de su hinchada, que volvió a colmar el estadio Mario Alberto Kempes después de mucho tiempo. La victoria lo volvió a acercar a un punto de River Plate, el actual líder absoluto del campeonato, a falta de dos fechas para el enfrentamiento entre ambos que también será en Córdoba. Los goles los convirtieron Nahuel Tenaglia y Michael Santos, ambos en el segundo tiempo. Por su parte, el Decano se hunde en el 21° puesto y suma su sexto partido consecutivo sin victorias.

582 días pasaron desde la última vez que Talleres jugó un partido de local con sus hinchas en las tribunas. Por casualidades -o no- de la vida y del fútbol, aquel choque también fue victoria de la T por 2-0, aunque el rival de turno había sido Colón. Desde entonces se fueron jugadores, llegaron nuevos y otros volvieron luego de pasos fugaces en el exterior, pero se mantuvo la pieza más importante del equipo: Alexander Medina, su entrenador, y con él el estilo de juego. Un año y siete meses después de aquel partido por la Superliga 2019/20, el Matador le ofrendó a sus fanáticos una noche que les será difícil olvidar.

Los de Medina presionaron con mucha intensidad desde el inicio con la intención de hacerse dueño del balón para controlar el trámite del juego, pero Atlético no quiso ser menos y planteó el partido de igual a igual, lo que derivó en un primer tiempo con ritmo, con vértigo, con llegadas, aunque también con reiteración de infracciones por ambos lados. Talleres recién pudo mostrar superioridad a partir de los 20 minutos de la mano de las dos de las figuras de la noche: Valoyes y Santos. Así y todo, el equipo de Omar De Felippe se sostuvo en gran parte gracias a su arquero Christian Luchetti y también generó situaciones de peligro aisladas mediante contraataques. La etapa inicial finalizó sin goles, pero con la sensación de que ambos pudieron marcar al menos uno.

Diego Valoyes, una de las figuras del triunfo de Talleres. Foto: TyC Sports.

El local salió a comerse la cancha en el complemento igual que en el inicio del partido y Atlético Tucumán mantuvo su buena labor defensiva, aunque comenzó a sentir el desgaste que genera un equipo tan intenso como el Matador. Le fue difícil, pero Talleres abrió el marcador en un tiro de esquina a los 24′ del ST: Enzo Díaz colocó un centro bárbaro para el cabezazo cruzado de Nahuel Tenaglia, que pasó por encima del vuelo estéril de Luchetti y se metió en el segundo palo.

Tras el gol comenzó a retumbar en todo el estadio el rugido de los hinchas, extasiados por una victoria parcial que era fundamental, pero que aún debía sostenerse. En el verde césped los futbolistas comprendieron el contexto a la perfección y, dotados de confianza, revalidaron la presión de los minutos iniciales mientras iban con todo por el segundo gol. El ingreso de Juan Cruz Esquivel fue clave para mantener el ritmo, ya que aportó el desequilibrio y la gambeta que Héctor Fértoli ya no aportaba por cuestiones lógicas de desgaste físico. Incluso, el juvenil dibujó una gran jugada dejando dos jugadores de Atlético pintados, con caño incluido, pero luego remató desviado cuando tenía la posibilidad de asistir a Santos, que quedó sólo en el punto penal.

A los 31 minutos, apenas siete después del primer tanto, Diego Valoyes encendió el turbo en una corrida imparable por la banda izquierda, desbordó ante dos defensores rivales y descargó hacia la zona central en tres cuartos de cancha, allí recibió Michael Santos, que con el control se posicionó de frente al arco, dejó en el camino a su marcador y definió con categoría para ponerle cifras definitivas al partido. En las tribunas, delirio total de los hinchas matadores que sintieron la victoria consumada a pesar de que restaba un cuarto de hora por jugarse.

Unos 28.000 hinchas de la T volvieron al Kempes tras un año y medio, y se ilusionan. Foto: La Voz del Interior

Talleres empezó a florearse a puro toque y asociación entre sus futbolistas. En la última jugada del partido pudo marcar el tercero luego de una jugada colectiva, pero Mateo Retegui, de manera casi inexplicable, pateó por encima del travesaño desde adentro del área chica. De todas formas esa acción quedó en anécdota ya que la T logró la victoria y, ni bien sonó el pitazo de Diego Abal, el delirio de la hinchada le puso el broche de oro a una noche soñada para el equipo cordobés.

Los del Cacique Medina comenzarán la semana escoltas con 32 puntos, apenas uno por debajo del líder River Plate, con quien deberán enfrentarse luego del próximo partido ante Colón en el Cementerio de los Elefantes. Distinta es la situación de Atlético Tucumán, que suma apenas 16 puntos y se ubica 21°. En la fecha siguiente recibirá a Argentinos Juniors con el objetivo de volver a la victoria tras seis partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba