LIBERTADORES: ABURRIDO EMPATE ENTRE EL VERDAO Y EL GALO

En un partido friccionado y sin muchas llegadas, Palmeiras y Atlético Mineiro igualaron sin goles el partido de ida de las semifinales de la Copa Libertadores. Hulk pudo cambiar el resultado, pero malogró un penal sobre el final del primer tiempo. De esta manera, el primer finalista del torneo más importante a nivel continental se definirá el próximo martes en el Estadio Mineirao.

La noche de martes prometía ser entretenida ya que se enfrentaban dos de los mejores equipos del continente en una instancia avanzada de Libertadores. Sin embargo, en un Allianz Parque que para colmo no tuvo hinchas en las gradas -por decisión de las autoridades locales debido a la situación de la pandemia en Sao Paulo-, Palmeiras y Atlético Mineiro decepcionaron con un partido que casi no tuvo situaciones claras de gol. Tarea fácil para Patricio Loustau, árbitro argentino, que no tuvo mayores complicaciones para llevar el encuentro -incluso, sólo debió mostrar dos tarjetas amarillas-.

Desde los primeros minutos se vio muy clara la postura de ambos equipos. Palmeiras inmediatamente le cedió el balón al Mineiro y, como acostumbra el equipo de Abel Ferreira, se dedicó a defenderse para luego buscar el contragolpe con Rony, su figura, que siempre estuvo predispuesto para picar al espacio por la derecha. A su vez, a los visitantes esto les permitió buscar su mejor fútbol con paciencia, sabiendo que la intención del Verdao no iba a variar mucho a lo largo del partido. Sin embargo, al Galo le costó la generación de juego, probablemente debido a la presencia estática de Diego Costa como centro delantero, posición que solía ocupar Eduardo Vargas, un futbolista con más movilidad y dinámica.

La jugada clave del partido llegó a los 41′ del primer tiempo: Diego Costa recibió adentro del área y Gustavo Gómez, que intentó anticipar, terminó derribando al ex Atlético Madrid. Loustau sancionó el claro penal inmediatamente, sin necesidad de acudir al VAR. Hulk, el goleador de Mineiro en la copa, decidió ejecutar la pena máxima, pero no remató bien y la pelota pegó en la base del palo izquierdo de Weverton, que se había tirado hacia el otro lado.

En el amanecer del segundo tiempo, Hulk buscó revancha con un remate de media distancia, pero este se fue apenas por encima del travesaño. Este comienzo positivo dejó de serlo cuando a los nueve minutos Diego Costa se tumbó en el campo de juego con una molestia en la zona del aductor izquierdo, que terminó en distensión. Esta situación lo obligó a salir del partido en su debut por Copa Libertadores y Keno ingresó desde el banco para ocupar su lugar.

Poco cambió durante el transcurso de la segunda etapa. Palmeiras mantuvo su estrategia de esperar al rival y Mineiro no encontró soluciones para doblegar el bloque defensivo compuesto por los de Ferreira. El Galo no podía entrar al área, pero tampoco tuvo precisión en los remates de media y larga distancia -probó al arco 11 veces y ninguno fue entre los tres palos-. En los minutos finales del partido, Hulk nuevamente hizo transpirar a los hinchas del Verdao con un tiro libre de más de 40 metros que pasó rozando el parante derecho del arquero. El mundialista en Brasil 2014 terminó siendo el jugador más destacado de la noche, incluso con el penal errado en el primer tiempo.

Así finalizó un partido que dejó poco a los ojos del espectador, pero mucho para estudiar y trabajar por parte de los entrenadores. El próximo martes, en el estadio Mineirao, el Galo buscará hacerse fuerte con el apoyo de su gente para meterse en la gran final de Montevideo, aunque Palmeiras sabe jugar este tipo de partidos y no le pondrá las cosas fáciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba