MARADONA Y BOCA, UN AMOR SIN LÍMITES

Maradona y Boca, un amor predestinado, que seguirá existiendo en nuestros corazones.

Maradona y su sueño de vestir la azul y oro. Foto: Pueblo Boquense

Dicen que las leyendas no mueren si hay alguien que la cuente. Desde Por Amor a la Camiseta revivimos la carrera de alguien que se fue, pero sigue presente en todos nosotros cada día. Un personaje particular, religión para algunos, extraterrestre para otros, incomparable para los que lo vieron en vivo y mítico para que los que lo disfrutan en videos. Hoy, 25 de noviembre, se cumple un año del fallecimiento de Diego Armando Maradona, ídolo argentino y que supo defender la camiseta del club de sus amores, Boca Juniors.

Sus fabulosas actuaciones en Argentinos Juniors (goleador del campeonato 5 veces seguidas) y su performance en un 5 a 3 a Boca (marcando 4 goles) provocó que el xeneize se fijara en él. Diego, astuto, declaraba frente a los medios con indirectas hacia el club de la ribera y hasta incluso mencionando que “le habían quitado la ilusión de jugar en River”, frase que generó polémica pero que posteriormente, el 10 aclaró que lo había dicho para meterle presión a los dirigentes de Boca en torno a su fichaje.

Al parecer la presión surtió efecto, ya que el 20 de febrero de 1981 Diego firmaría su contrato con Boca que no lo compraba, sino que arreglaría un préstamo por un año y medio, cumpliéndole el sueño al pelusa de jugar en el club del cual era hincha. Asimismo, dos días después, debutaría contra Talleres de Córdoba con dos goles e ilusionando a todos los hinchas de Boca.

Diego con la mítica de Boca. Foto: Archivo Boca

Debido a un desgarro, Maradona quedaría casi un mes sin jugar y haría su aparición frente a River en la Bombonera disputando su primer clásico. A su vez, Boca se impondría 3 a 0 con 2 goles de Miguel Brindisi y una genialidad (cuando no) de Diego, dejando revolcado en el piso a Ubaldo Fillol y desparramado a Alberto Tarantini con sus amagues y gambetas.

El 10 dejando en ridículo al 1. Foto: Boca Juniors

Por otra parte, Boca no pasaba por el mejor de sus momentos, tanto económicos como sociales. El club se encontraba en crisis y, además, sufría presiones de la barra comandada por José Barritta, apodado El Abuelo, que incluso ingreso armado en una oportunidad al vestuario luego de malas actuaciones de los dirigidos, Silvio Marzolini, por ese entonces.

A pesar de estos problemas, Boca, de la mano de Maradona, levantaría el nivel y terminaría consagrándose campeón del torneo Metropolitano de 1981 en la fecha final empatando con Racing 1 a 1. Además, este seria el único titulo de Diego en suelo argentino ya que en el campeonato Nacional de 1981 Boca quedaría afuera contra Vélez en cuartos de final.

El diez cerraría su etapa en Boca jugando el torneo de verano de 1982 debido a que luego se concentraría en el mundial de España de 1982. Posteriormente, Diego era transferido al Barcelona por 7,30 millones de euros siendo el traspaso mas caro del mundo y cerrando su primera etapa en Boca con 40 partidos jugados y 28 goles.

Estuvo poco, pero lo suficiente para inmortalizarse en Boca. Foto: Archivo Boca

Los dos amores volverían a verse las caras recién 13 años después, en 1995, cuando Diego regresa a Boca y debuta en Seúl el 30 de septiembre en un amistoso frente a la selección de Corea del Sur. Por consiguiente, Boca no terminaría haciendo una buena campaña y la desaprobación de los hinchas provocaría la llegada de Mauricio Macri a la presidencia y la llegada de Carlos Bilardo a la dirección técnica.

El siguiente torneo, lo tendría a Boca peleando por el campeonato, pero perdería posibilidades cayendo contra Racing en la despedida del Piojo López, donde Maradona erró su quinto penal consecutivo en el torneo. Luego del torneo clausura de 1996, Maradona se alejaría de las canchas para después regresar 11 meses después en su última etapa en Boca.

Con muchos problemas de salud debido a la cocaína, Maradona viaja a Suiza para someterse a un tratamiento para ayudarlo con su adicción y luego el 7 de abril de 1997 quedaría internado por un problema de presión sanguínea. A pesar de eso, el 21 de abril sellaba su regreso a Boca, contratando a Ben Johnson como preparador físico y teniendo como director técnico a Héctor Rodolfo Veira.

Siempre le tiraba Boca, siempre amó a Boca y siempre estará presente en cada partido Xeneize. Foto Archivo Boca

El 24 de agosto, luego de un partido contra Argentinos, Maradona fue sorteado para realizarse el control antidopaje, que finalmente daría positivo por la presencia de benzoitilecgonina y metilecgonina, metabolitos de la cocaína. Luego, después de idas y vueltas entre la AFA, el PRICAI (Primer Centro Argentino de Inmunogénica) y el juez Claudio Bonadío, Diego quedaba habilitado para volver a jugar, pero se lesionaba en un partido contra Colo-Colo por la Supercopa.

Finalmente, el 10 volvería el 25 de octubre de 1997 contra River en el Monumental. Boca ganaba su encuentro por 2 a 1 y Maradona era reemplazado en el entretiempo por un joven Juan Román Riquelme y cerraba su última etapa en Boca con 30 partidos jugados y 7 goles. Asimismo, ese sería su último partido oficial, ya que anunció su retiro del fútbol profesional el mismo día de su cumpleaños número 37, el 30 de octubre.

La última que lo veríamos en la Bombonera seria en el año 2020, ya como técnico de Gimnasia, donde de Boca se consagraría campeón del torneo, Diego, para la tristeza de todos se despedía de los hinchas de Boca para luego el 25 de noviembre de ese año, quedará en la inmortalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba