MESSI RESCATÓ DEL TRASPIÉ A UN DESLUCIDO PSG

El Parc des Princes fue escenario de una verdadera noche mágica de Champions League. Por la tercera fecha del Grupo A, el Paris Saint-Germain derrotó al RB Leizpig por 3-2 con goles de Mbappé y un doblete de Leo Messi para salvar a los parisinos cuando peor la pasaban en el partido. André Silva y Nordi Mukiele convirtieron para el equipo alemán, que encadena tres derrotas y se ubica último en el grupo con cero puntos, lejos de los siete que alcanzó PSG y los seis del Manchester City.

De entrada Leipzig salió a por todo, con la intención de llegar al arco rival a partir de una presión intensa y buen manejo del balón, método con el que logró meter contra su arco al PSG en los primeros minutos. Incluso, en apenas 6′, Keylor Navas debió intervenir con una doble atajada estupenda para mantener su arco en cero. Pero todo lo que los de Pochettino adeudan colectivamente, les sobra en jerarquía individual. Así fue que, a los nueve minutos, Messi recuperó en campo propio, Maquinhos se la entregó a Draxler y este hizo lo propio con Mbappé, que con una gran corrida y mejor definición abría la cuenta después de un comienzo turbulento.

Sin embargo, el gol no cambió demasiado la sintonía del partido. Salvo lapsos de unos pocos minutos, era Leipzig quien imponía las condiciones. A los 26′, André Silva avisó lo que podría venir estrellando una pelota en el palo. La insistencia empezó a dar frutos dos minutos después, cuando a partir de una buena conexión de pases, Angeliño apareció por la izquierda y asistió a Silva, que esta vez si mandó la pelota al fondo de la red para el empate parcial. Los de París no mostraron reacción ante el gol y, en los últimos minutos del primer tiempo, los Toros Rojos incluso pudieron anotar un gol más.

La segunda etapa comenzó con la misma tónica, Leipzig volvió a dejar en evidencia lo mucho que le cuesta el retroceso a los defensores del PSG, sobre todo en el sector izquierdo que hoy cubrió Nuno Mendes. Todo se puso cuesta arriba para los de Poch cuando, con otra asistencia de Angeliño, Nordi Mukiele apareció por sorpresa como centrodelantero para marcar el 1-2 a los diez minutos del ST. Tras ese gol el cuadro de la capital francesa sintió el golpe y, durante unos minutos, quedó a disposición de lo que los alemanes quisieran hacer. Por suerte para ellos, los de Jesse Marsch no fueron a fondo en busca de un tercer gol, lo que le dio tiempo al PSG para reacomodarse.

En el equipo local, Messi empezó a tener más contacto con la pelota y a generar más asociaciones con Mbappé. Además, los ingresos de Wijnaldum y Danilo Pereira lo soltaron a Verratti para que pueda salir a presionar más alto sin correr el riesgo de exponerse a sus espaldas. Cuando transcurría el minuto 66, un regalo de Tyler Adams en la salida de Leipzig dejó el balón en los pies de Mbappé. El francés se metió en el área a toda velocidad y, en una muestra de visión total, descargó para la llegada de frente de Messi, que con un toque sutil la colocó pegada al palo para poner el empate.

A partir de destellos de sus figuras, el PSG se metió nuevamente en partido e incluso comenzó a dominarlo ante un Leipzig notablemente golpeado por un empate que llegó de manera sorpresiva. A Mbappé se le abrieron los espacios para hacer su mejor juego, el de correr al vacío con el arco de frente. A los 73′, la tortuga ninja encaró por izquierda buscando meterse en el área, pero fue derribado por una tosca entrada de Simakan que el árbitro no dudó en sancionar como penal. Inmediatamente, Donatello le cedió la ejecución a Messi. El astro argentino definió pinchando la pelota hacia el centro, con la tranquilidad y confianza que sólo tienen los mejores, para dejar estéril la volada de Gulácsi y poner 3-2 arriba al PSG en el marcador.

El PSG logró la remontada al tiempo que el Leipzig se terminó de desdibujar respecto a lo que habían sido los 65 minutos previos al empate de Messi. Sobre el final del encuentro, el equipo local tuvo una nueva chance de penal tras una infracción contra Hakimi. Esta vez lo pateó Mbappé, pero a la hora de la ejecución tomó la pelota muy abajo y terminó rematando por encima del travesaño. De todas formas, el equipo alemán ya había bajado los brazos y sólo restaban unos pocos segundos para la finalización del juego.

Los dirigidos por Pochettino ganaron su segundo partido de Champions en casa y se mantienen en lo más alto del Grupo A con 7 puntos. Distinto es el panorama para el cuadro alemán, que en tres partidos no pudo sumar ni un punto y se ubica último en la zona, lejos de los seis puntos del Manchester City, actual escolta, y también de los cuatro de Brujas, quien iría a los octavos de Europa League. Ambos equipos se volverán a ver las caras el 3 de noviembre, dentro de dos semanas, aunque esta vez en Alemania, por la cuarta fecha de un grupo que está prendido fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba