¿Qué paso con Huracán? ¿Qué viene con Boca?

River por la cuarta fecha de la Liga Profesional recibía a un Huracán urgido de sumar tras dos resultados desfavorables.
Gallardo ya daba la sorpresa con la lista de concentrados, con 3 arqueros en la misma, Armani, Lux y Beto Bologna, haciéndonos dudar si iba rotar hasta el arquero pensando en el encuentro del día de mañana, nada más ni nada menos que un Superclásico ante Boca por Copa Argentina.
Al final los XI que salieron en cancha fueron, Franco Armani, Gonzalo Montiel, Paulo Díaz, David Martínez, Milton Casco; en la mitad de la cancha Enzo Fernández, Bruno Zuculini, Jorge Carrascal, Benjamín Rollheiser y arriba Federico Girotti y Julián Álvarez.
El Muñeco hacia 5 cambios en el 11 con respecto al partido anterior que enfrentaron a Lanús: Casco en lugar de Angileri, Enzo Perez por el otro Enzo, Rollheiser ocupando el lugar de De La Cruz y la dupla goleadora Suarez y Romero serían cambiados por los pibes. Un mensaje de que estamos cuidando armas para el miércoles, pero no podemos descuidar la liga.


El arranque fue más que favorable para los de Nuñez, con sus laterales bien arriba, un Julián Álvarez incisivo, buscando las oportunidades. Por momentos, el partido le regalaba a River unas contras bastantes potenciales, pero Girotti no tuvo una buena noche, por momentos en otra sintonía con el resto de sus compañeros.
La alarma sonó en River y no por una acción de Huracán, sino por Paulo Díaz, tras disputar una pelota contra Triverio, el delantero rival le realiza una especie de ‘paralítica’ en su muslo derecho. El chileno siguió en cancha unos minutos más, pero su cara no era la mejor: a los 36 minutos tuvo que entrar Jonathan Maidana para ocupar su lugar en la defensa.
El primer tiempo fue tan abrumador que los mismos números lo dicen, más del 70% de posesión y con ningún remate al arco por parte del Globo.

(IMAGEN) Tyc Sports


El segundo tiempo iba a empezar distinto, Huracán se despertó y salió a jugarle de igual a igual, pero River no quería perder esa presión. A los 9’ del segundo tiempo, “La Araña” casi nos regala el gol de la fecha. Un intento de gol olímpico donde el travesaño y las uñas de Marcos Díaz le quitaron el gol a Julián Álvarez.
A los 14 del segundo tiempo, vino el baldazo de agua fría. Un centro de Montiel que la defensa de Huracán rechaza bien, cayéndole la pelota a Nicolás Silva, este abre en profundidad para Candia, pase quirúrgico para Kike Triverio, que con una categoría le devuelve la pelota al mismo que inicio la jugada ante un Armani que casi sin resistencia abría el marcador y ponía a River en una situación complicada.


Después del gol, Gallardo no tardo mucho y fue directo a hablar con Biscay. El equipo era más, estar en el área del Globo era algo constante, pero no había definición, no había gol.
A los 21 el Muñeco no le tembló el pulso y metió 3 cambios. Angileri por Montiel, Nico De La Cruz por Rollheiser y Brian Romero por Girotti. Todos rindieron en el partido, pero se necesitaba definir las llegadas.
River buscaba y buscaba, pero la figura de Marcos Díaz se agrandaba, seguido en el podio por Merolla. Ambos le ponían candado al arco del Globo.


A los 35’del segundo tiempo vino quizás lo más determinante. Paradela, que había ingresado hace poco, fue a disputar una pelota con Ibañez, pero jamás pensó que iba a recibir un golpe tan fuerte por parte del lateral de Huracán. Automáticamente Tello no dudo y lo expulsó. Ahí se vino el aluvión de River.
Angileri logra desprenderse, Paradela le da un pase y casi en la línea Fabrizio tira el centro que conecta bien de cabeza Brian Romero, mostrando que su arribo al millonario es cosa seria. 6 partidos, 4 goles y 1 una asistencia.
River mantuvo su nivel en todo el partido, con el 75% de la posesión, 6 tiros directos al arco, 15 corners, los de Gallardo fueron un relojito con un solo error que con eso fue suficiente para que Huracán abriera el marcador.
Ahora hay que mirar hacía el partido más importante en la semana, el Superclásico ante Boca Juniors.
Estaba entre algodones Matías Suarez, jugador importantísimo para este nuevo semestre, por la distensión en su aductor izquierdo que sufrió ante Lanús, pero hoy sabemos que ni siquiera será convocado. ¿Lo guardará para Atlético Mineiro? Así de exigente tiene el calendario River.


El que se ha recuperado rapidísimo es Paulo Diaz. Tuvo un traumatismo en el muslo derecho, pero ayer estuvo entrenando y hasta incluso podría ser de la partida.
Gallardo convocó a Armani, Lux, Bologna, Pinola, Díaz, Martínez, Maidana, Montiel, Casco, Angileri, Vigo, Pérez, Zuculini, Palavecino, Fernández, De La Cruz, Carrascal, Paradela, Rollheiser, Álvarez, Romero y Girotti.
En el Estadio Único de La Plata será el lugar de este hermoso duelo por parte de octavos de final. Gallardo buscará defender el titulo sin dudas, pero a la vez tendrá que hacer equilibrio con sus jugadores. Armani es el que dijo presente hasta ahora en todos los partidos, le sigue Montiel con 471 minutos, el tercero Martínez con 450, luego Angileri con 409 y el chileno Paulo Díaz lleva 396, es un dato no menor ya que River en Agosto jugará 9 partidos, entre Copa Argentina, Liga y Libertadores, es decir un partido cada 3 días.

Sede del superclasico de Copa Argentina


Desde Nuñez mantienen el optimismo, pero no quieren que se vuelva en contra, River hace 3 partidos que no le puede ganar a su clásico rival y el último, bastante fresco, aquel que se perdió por penales, pero el Muñeco lo tenía clara. “El partido no se perdió, se definió por penales”, dijo el pasado 16 de mayo.
La última victoria de River ante Boca nos lleva el primero de octubre del 2019, donde el Millonario venció 2 a 0 en el Monumental.
Mañana a las 19 se jugará el clásico n° 255 donde River buscará su victoria 84 ante el Xeneize, el posible XI que manejamos en Por Amor a La Camiseta es: Armani; Montiel, Díaz, Martínez, Angileri; Pérez; De La Cruz, Zuculini, Carrascal; Álvarez y Romero.
Que vuelva la racha goleadora mostrada en los últimos partidos, que Armani retome su arco invicto, pero sobre todo, que se dé otra alegría gallina y más ante una eliminación de Boca.

Por Raúl Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba