QUILMES Y BARRACAS CENTRAL, POR EL SEGUNDO ASCENSO

Este lunes se cerraron las series semifinales del reducido de la Primera Nacional. El guapo derrotó a Almirante por 3 a 2 en un partido que pasó de la comodidad al sufrimiento. En la otra llave, el cervecero venció a Ferro por 1 a 0 con un polémico penal.

El comienzo de la semana tenía el aliciente especial de tener dos encuentros decisivos para el ascenso ( tres en verdad, si tenemos en cuenta la final de la C). La segunda categoría del futbol argentino viviría los partidos de vuelta de las semifinales del reducido que da un ascenso a la Primera División.

La primera semifinal del día encontraba al equipo de Rodolfo De Paoli, Barracas Central, y al de Fabián Nardozza, Almirante Brown. Ambos equipos realizaron una gran campaña a lo largo de torneo nacional. En la ida, habían igualado sin goles en el Fragata Sarmiento en Isidro Casanova.

El local pudo resolver las dificultades iniciales, a los 27 del primer tiempo, con un gol de cabeza de Paz. Durmió a la defensa de la “fragata” con un anticipo rápido al primer palo. Cuatro minutos después, llegó el segundo. De la cabeza de Cabrera, Barrionuevo no pudo evitar el gol en la línea. El dominio total del local en la primera mitad se sentenció, a los 42, con el gol de Colitto. Error del gurí José Luis García, una de las máximas figuras de Almirante en su campaña, que obligó a su arquero a salir lejos y no poder evitar la tercera caída de su valla.

Nardozza metió mano en el entretiempo que terminó siendo clave para cambiar la actitud de Almirante. Entraron Chávez, Chimeli y Leandro Guzmán a cambiar el partido Y a los 78, tras un excelente pase del primer mencionado, Chimeli definió bien en el mano a mano para descontar. 4 minutos después, Leandro Guzmán la mandó a guardar tras otro gran pase entre líneas de pomelo Vera. El DT de la fragata encontró la manera desde el banco pero no le alcanzó. Barracas supo aguantar y quedarse con el pase a la final.

La noche en el sur encontró, nuevamente, a dos equipos históricos del futbol argentino : Quilmes y Ferro. La dupla Orsi- Gómez había formado un equipo con un juego ofensivo y atractivo, que junto a Tigre, lo hacían los dos equipos de la división que mejor espectáculo ofrecían. Por su parte, el equipo de Facundo Sava no ofrece una gran función pero supo complicar y superar a sus rivales a lo largo del torneo.

El partido fue entretenido con situaciones para ambos equipos. El “cervecero” con mayores ocasiones pero el “verdolaga” tuvo la mas peligrosa a través de un bombazo de Mosca que Saracho sacó con una atajada impresionante. El partido se definió a los 31 de la segunda parte con un polémico penal cobrado por parte de Nicolás Lamolina.

El arbitro sentenció el encuentro tras una pelota al área que fueron a disputar Federico Anselmo, que llegó primero a la pelota, y el arquero Marcelo Miño. La autoridad en el campo interpretó que el guardameta se llevo puesto al hombre de Quilmes. Desde los 12 pasos, el jugador que recibió la falta se encargó de cobrarlo para darle la victoria al “Decano argentino”.

El partido estuvo lleno de agresiones: de parte de los plateístas, entre los bancos de ambos donde Sava fue expulsado y otros ayudantes, y, tras el silbatazo final, los del Oeste fueron a buscar al arbitro y tuvieron otro tumulto con los suplentes “cerveceros”.

La final se disputara el martes a las 20:10 en el Cilindro de Avellaneda. La disputarán dos equipos con dos historias distintas. Quilmes en busca de su doceavo ascenso, una marca que no tiene otro equipo en Argentina. Barracas, tras caer en la primera final frente a Tigre, buscará su primera participación profesional en la máxima categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba