SUPERCLÁSICO: EL DUELO TÁCTICO DE LOS TÉCNICOS

Este domingo se juega el Superclásico del fútbol argentino, un partido que tendrá muchos condimentos para ser especial, por ejemplo, el regreso de los hinchas al Monumental o la importancia que tiene en la pelea por el campeonato. Si de lo estrictamente futbolístico se habla, otro valor agregado a tener en cuenta será la batalla estratégica que propondrán Marcelo Gallardo y Sebastián Battaglia, que se verán las caras por primera vez como entrenadores.

Por el lado de River, Gallardo sabe de la importancia que puede tener este clásico en la lucha por el campeonato. El Millonario está segundo, a dos puntos de Talleres, y si bien ganar no le asegura cerrar la fecha siendo puntero -Talleres juega el lunes- sí puede ser una inyección anímica fundamental de cara a lo que resta del torneo. El Muñeco cuenta con la experiencia a su favor: sin contar los amistosos, dirigió 23 River – Boca de los cuales ganó 7, empató 11 y perdió 5, pero el historial cuenta con un asterisco: nunca pudo ganar en el Estadio Monumental por campeonatos locales (2 empates y 3 derrotas).

El técnico del Millonario ya tendría casi todos los nombres confirmados para el armado del equipo. Ante la ausencia ya confirmada de David Martínez por lesión, la defensa sería la misma que enfrentó a Central Córdoba (Casco, Rojas, Díaz y Angileri). En el ataque se mantiene Julián Álvarez, pero ante la ausencia de Matías Suárez, también lesionado, es Braian Romero quien se perfila para acompañar al cordobés. El dilema se presenta en el mediocampo, donde Enzo Fernández se disputa el puesto con Santiago Simón, aunque este último es el que tiene más consideración. Además, en el último entrenamiento de esta tarde, el Muñeco probó a Palavecino en lugar de Carrascal. Habrá que esperar hasta último momento para saber quienes juegan, por lo pronto sólo Enzo Pérez y Nicolás De La Cruz están confirmados entre los once.

Distinto es el panorama para Battaglia. El jugador más ganador de la historia de Boca afrontará su primer Superclásico como director técnico y le llega en un buen momento: el equipo está invicto en los siete partidos del ciclo (cinco victorias y dos empates), colectivamente empieza a interpretar la idea del DT e individualmente los rendimientos mejoraron, lo cual eleva la confianza de los jugadores. Battaglia sabe que, de ganar, se prende en la pelea por el campeonato, pero también sabe que probablemente sea el último tren para meterse en esa lucha. Actualmente está a seis puntos del Millonario y a ocho de Talleres, por lo que de alargarse esa distancia ya será muy difícil remontarla.

El ex mediocampista del Xeneize sueña con que su debut en clásicos como entrenador sea igual de épico que el que tuvo como jugador. En la revancha de los 4tos de final de la Copa Libertadores del 2000, la noche en la que Palermo marcó volviendo de una lesión, Battaglia, que por entonces daba sus primeros pasos, reemplazó a Guillermo Barros Schelotto y en pocos minutos generó un penal que Riquelme cambió por gol y asistió para el ya mencionado gol del Titán. Para que se repita un debut ideal, Battaglia preparó un equipo en el que primará la experiencia por sobre los jóvenes talentos del club. Todo indica que Boca formará con Rossi; Advíncula, Izquierdoz, Rojo, Fabra; González, Campuzano, Almendra; Cardona; Pavón y Orsini.

La idea de ambos entrenadores es ser protagonistas en el Monumental y eso seguramente le hará bien al clásico después de aquel último partido por Copa Argentina que, en volumen de juego, dejó mucho que desear. Gallardo y Battaglia, que como jugadores se enfrentaron tres veces en clásicos (todos fueron empate), apuntan a que sea su equipo el que controle el partido. Será más que interesante ver quién de los dos se impone según lo planificado en la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba