TRIUNFO MERENGUE EN EL CLÁSICO

En el primer enfrentamiento sin las grandes figuras del Siglo XXI, Real Madrid venció al Barcelona por 2 a 1. David Alaba y Lucas Vázquez marcaron para la Casa Blanca, mientras que el argentino Sergio Agüero descontó para el local. Los de Carlo Ancelotti se prenden en La Liga. Ronald Koeman, en la cuerda floja.

En el primer clásico de la era post Messi, un Barcelona que no encuentra su rumbo ya avistaba un clásico complicado frente a los de Madrid. Desde el primer minuto en que se fue Messi, la vida del Barcelona no avizoraba buen puerto y así fue. Desde la partida del astro argentino, el equipo de Ronald Koeman no tiene una idea de juego y esto se vio reflejado hoy en un encuentro donde el técnico Culé depende de individualidades mientras los Merengues saben a que jugar. 

El encuentro comenzó siendo reñido pero dominado por el Real Madrid. El equipo catalán no mostraba una idea de juego, con su desmejorado trio de ataque (Depay, Ansu Fati y Dest) en comparación a lo que fue el trio de Messi, Neymar y Suarez , la ofensiva hacia lo que podía y hasta tuvo una oportunidad inigualable que Dest desperdició por encima del travesaño.

Por el lado blanco, Vinicius fue el mejor del visitante y de la cancha. Este fue punzante y desequilibrante. Los visitantes siempre trataron de llegar al fondo con gente y pisar el área con sus volantes. Sin embargo, el gol Merengue llegaría de un contragolpe, una pelota que Alaba robaría en su propia área, y cedería para luego éste mismo terminarla con un zurdazo a la pared del arco y así culminar un gol que tuvo una corrida por parte del austriaco de área a área. 

Para comenzar el complemento, Koeman sustituyo a Mingueza, para que ingrese Coutinho y así tener mas peso en los últimos metros de la cancha. La idea estuvo, pero no funcionó. En cambio, fue todo lo opuesto: el brasileño tuvo el empate del partido y lo malogro, y de aquí vino el contragolpe que termino en el 2-0 para los dirigidos por Ancelotti.

Finalizando el partido, Koeman mandaría a la cancha al Kun Agüero, hoy por hoy suplente para el técnico holandés. El argentino jugaría 23 minutos y estos le fueron suficientes para hacer lo que ninguno de los otros jugadores del ex equipo de Messi pudo hacer.  El futbolista y consagrado streamer, marco el descuento para que el Barcelona al menos se ilusione, no con empatar el partido, pero si con saber que tiene en su plantilla un delantero que puede aportarle mucho al club Catalán. 

Así finalizó un nuevo clásico español, uno de los menos atractivos para el espectador neutral debido a la falta de rutilantes figuras y con un resultado que deja a Ronald Koeman en la cuerda floja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba