VÉLEZ RESPIRA, TIGRE SE COMPLICA

En un partidazo, el Fortín venció al Matador 3-2 por la Jornada 13 de la Copa de La Liga Profesional. Ganaba la visita con gol de Obando, pero una ráfaga de 15 minutos (Florentín, Janson y un golazo de Julián Fernández) le dieron el triunfo al dueño de casa, que lo hizo tras siete partidos y un clima institucional espeso. Los de Martínez (descontó Prieto sobre el cierre) deberán esperar a la última fecha para ver si clasifican.

La tarde del sábado previa al Día del Trabajador tenía en cartelera un partido atrapante, en el cual sus dos contendientes tenían sus presentes totalmente distintos. Por un lado, Vélez, que venía de caer por Copa Libertadores ante Nacional de Montevideo en la semana y sumado al mal presente futbolístico está el pedido de sus hinchas de la renuncia de su presidente Sergio Rapisarda. Del otro, Tigre, una de las sorpresas de la Copa de La Liga, que está en zona de clasificación. Venía de empatar en casa ante Arsenal el pasado lunes y llegaba a Liniers buscando el triunfo para depositarlo definitivamente en los Playoffs

Los de Julio Vaccari salieron al campo del José Amalfitani con un solo cambio con respecto a la derrota ante el Bolso: Julián Fernández reemplazó a Luca Orellano, que quedó fuera de la convocatoria por una contractura. En tanto, los de Diego Martínez salían con un 4-5-1, con Facundo Colidio reemplazando a Pablo Magnín y Agustín Obando en lugar de Alexis Castro.

El cotejo también se jugaba fuera del campo. Un operativo policial bastante importante tras los incidentes ocurridos entre los socios y barras fortineros durante la semana, más la división marcada entre ambas tribunas populares (el sector más radicalizado en la de Juan B. Justo, el “disidente” ó de los hinchas genuinos, en la de Reservistas Argentinos) hizo que el clima fuera bastante espeso en la previa.

En lo que respecta al juego propiamente dicho, Tigre fue el que tuvo la iniciativa en los primeros 20 minutos, con Ijiel Protti y Lucas Blondel manejando los tantos por la banda derecha, mientras que el mediocampo venía teniendo cierto orden con Sebastián Prediger y Ezequiel Fernández. Tras dos llegadas netas, una de Ezequiel Demartini y otra del Equi de media distancia, llegó la apertura del marcador. Gonzalo Marinelli salió desde el arco, jugó con Protti y éste para Colidio. El ex Inter vio solo por la izquierda a Agustín Obando y definió cruzado ante la salida de Lucas Hoyos. Ventaja justificada para el Matador, que había insinuado en varias oportunidades. En tanto, los murmullos regresaban a las tribunas del Amalfitani.

Rápidamente, el Fortín acusó el golpe y fue con todo a buscar la igualdad. Apenas tres minutos después, una buena recuperación de Máximo Perrone cuando Blondel comenzaba una jugada de ataque para el visitante, una apertura hacia la izquierda para Lucas Janson y un centro preciso para la llegada de José Florentín, que llegó como un 9 de área, anticipó a Marinelli y estampó el 1-1. Era el primer tanto del paraguayo en el conjunto de Liniers, pero la dedicatoria especial del autor de la conquista a los hinchas pidiendo aliento hizo que pasara en apenas unos segundos de los aplausos a los insultos. Ni la tan pronta reacción del equipo en la cancha hacía cambiar el clima.

Ese tanto le vino muy bien a los de Vaccari, que empezaron a encontrar los caminos por las bandas, con Janson por la izquierda y Julián Fernández por la derecha, mientras que Perrone y Florentín se encargaban de realizar el trabajo sucio en el centro del campo frenando los embates de Equi Fernández y Prediger. Tras un córner y un rechazo de la defensa de los de Victoria, Francisco Ortega quiso tirar un centro, pero la pelota dio en la mano de Sebastián Prieto y Néstor Pitana cobró el penal. Cumpliendo con la inexorable Ley del Ex, Janson remató y dio vuelta el marcador. En apenas seis minutos y en dos ocasiones, Vélez pasó del 0-1 al 2-1 sin escalas.

El Fortín estaba embalado y sabía que con poco lastimaba a un Tigre que dejó de ser ese equipo avasallante que había demostrado en los primeros 25 minutos. A falta de seis minutos para el cierre de la primera etapa, Julián Fernández sacó un bombazo de 30 metros que hizo que Marinelli no pudiera ejercer reacción alguna y puso el 3-1. Así se iban al descanso, con los aplausos que caían de los cuatro costados ante los últimos 20 minutos generados por el dueño de casa, que hizo gala de su efectividad y de aprovechar sus momentos.

En el complemento, el conjunto visitante trató de esgrimir una reacción. Blondel seguía siendo desequilibrante, mientras que la salida de Cristian Zabala y la entrada del goleador Magnin para ganar peso ofensivo era una de las cartas del DT Martínez. Justamente, el lateral derecho armó una buena jugada por la derecha dejando en el camino a Janson, lo vió a Protti por el centro del área y el remate de media vuelta del 9 se fue por encima del arco de Hoyos. Rápidamente, Vélez contestó con un cambio de frente de Fernández al ex jugador del Matador, que remató cruzado y Marinelli atajó de manera sensacional.

El entrenador del local también empezó a mover sus piezas. Agustín Bouzat y Nicolás Garayalde entraban en lugar de Julián Fernández (de gran labor) y Perrone. Miguel Brizuela entró en lugar de Joel Soñora, pasando del 4-2-3-1 al 4-4-2, con Ortega pasando como volante y a Janson ayudando a Pratto, que otra vez se lo notó solitario, aunque daba alguna mano en el armado de las jugadas. De hecho, gracias a una jugada entre los dos Lucas, Florentín tuvo una gran chance de anotar el cuarto tanto, pero Marinelli se quedó con su remate cruzado.

Cuando Vélez parecía tener todo bajo control, a falta de dos minutos, Blondel abrió la pelota en diagonal para la llegada del recientemente ingresado Blas Armoa, el paraguayo lo vio venir a Sebastián Prieto, que remató cruzado de media distancia y le puso cierta incógnita al final del encuentro. Pero la reacción (un poco tardía) del Matador quedó solo en palabras.

Pitana decretó la conclusión del pleito. El Fortín justificó el resultado, demostró carácter y  se quedó con tres puntos que vienen más que bien para generar confianza en lo que viene, que son los últimos tres partidos de la Copa Libertadores. Además, era un desahogo más que necesario tras siete partidos sin ganar (sumando ambas competencias) y un clima institucional ardiente.  En tanto, Tigre se complicó de cara a la clasificación a los cuartos de final y llegará a la última fecha (recibirá al ya clasificado Boca) con chances de poder rubricar su pase. 

EL BOLETÍN DEL PARTIDO

VÉLEZ (3): Hoyos; Guidara, De Los Santos, Valentín Gómez y Ortega; Florentín y Perrone*; Julián Fernández**, Soñora*** y JANSON; Pratto****. Suplentes: Lampe, Damián Fernández, Insúa, Seoane, Franco Díaz, Versaci, Castro y Osorio. DT: Julio Vaccari.

REFERENCIAS: * Reemplazado a los 73′ por Garayalde. ** Reemplazado a los 73′ por Bouzat. ***Reemplazado por Brizuela a los 63′. **** Reemplazado por Sosa Sánchez a los 91′.

TIGRE (2): Marinelli; Blondel, Cabrera, Demartini y Prieto; Protti, Prediger, Ezequiel Fernández*, Zabala** y Obando***; Colidio****. Suplentes: Roffo, Salomón, Giacopuzzi, Galmarini, Diego Sosa, Baldi, Forclaz y Flores. DT: Diego Martínez.

REFERENCIAS: *Reemplazado por Menossi a los 79′. ** Reemplazado por Magnin a los 58′. *** Reemplazado por Armoa a los 69′. **** Reemplazado por Alexis Castro a los 79′.

GOLES: PT 14′ Obando (Tigre), PT 26′ Florentín (Vélez), PT 32′ Janson (penal, Vélez), PT 40′ Julián Fernández (Vélez). ST 42′ Prieto (Tigre).

Estadio: José Amalfitani. Árbitro: Néstor Pitana (Bien). LA FIGURA: LUCAS JANSON (VÉLEZ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba